El veganismo en niños: mejor verdura que dulces procesados

Vegaffinity
Publicado hace 1 año 0 valoraciones chat_bubble (1 comentario) thumb_up1

Uno de los grandes interrogantes de la alimentación vegana es saber a ciencia cierta si los niños están preparados para fundamentar su dieta en vegetales, frutas y legumbres. Hay que partir de la base. Y en la alimentación, la fruta y la verdura son los elementos que deben sustentar todas y cada una de las dietas existentes. Sin rodeos, desde Vegaffinity aportamos algunos datos y afirmaciones curiosas para aquellos padres y madres que quieran iniciar a sus hijos en una dieta vegana. No obstante, la responsabilidad total con los pequeños se demuestra consultando las opiniones y consejos de los verdaderos profesionales de esto, nutricionistas y médicos que más saben de este tema.

Aunque primeramente, lo más importante es componer una base clara y concisa en torno a la dieta de un niño. No se trata de pensar en qué alimento natural es mejor para darle a nuestros hijos, sino al menos partir de un punto básico y esencial para la correcta y buena alimentación de los más pequeños. Los alimentos superfluos, anunciados a través de cualquier medio de comunicación o social, ricos en grasas saturadas, sales y azúcar, son bombas dietéticas que, por lo general, tienen menos cabida en la dieta de un niño vegano.

Es por ello que confirmamos rotundamente que la dieta de un niño, vegano o no, debe estar compuesta en su elemento principal por verduras y frutas: alimentos clave que ya otorgan el primer punto a favor al veganismo durante la niñez.

 

¿Riesgos? El peligro está en la dieta mal planificada

 

 

El auge del veganismo no cesa. Y salvo sorpresa, no va a dejar de crecer. Es por ello que, partiendo de la base anterior, el siguiente paso en el proceso debería involucrar a los servicios sanitarios de cada país. Aunque los padres sean los principales responsables de la salud y alimentación de sus hijos, la información estrictamente profesional y veraz del sector médico se antoja vital, ante el crecimiento de una variante alimentaria que gana, cada día más, nuevos adeptos.

Así nos lo hacen ver y saber distintos profesionales del sector nutricional, como son Lucía Martínez, dietista-nutricionista del Centro de Nutrición Aleris y autora del blog Dime qué comes; Azahara Rupérez, bioquímica y autora del blog Nutrinenes; o el dietista-nutricionista Julio Basulto. Aunque cada uno de ellos pueda discurrir en sus opiniones sobre lo que pueda ser más o menos beneficioso para un niño en cuestiones alimenticias, la base del discurso es prácticamente la misma para todos ellos: el problema no es la dieta vegana, es la mala o escasa información proporcionada a los padres.

Derivada de esa última afirmación, surge la figura del dietista o nutricionista, una persona verdaderamente especializada en el tema, dentro del sistema sanitario de cada país. Si tan importante es la alimentación, ¿por qué esta figura se encuentra totalmente ausente dentro de dicho organismo? ¿Por qué hay que pagar por ese tipo de consultas en España?

Preguntas con respuesta en paradero desconocido, pero que podrían solucionar miles de problemas. Algo que sí sucede en otros países, con una cultura vegana mucho más arraigada, o que al menos disponen de especialistas del sector como asesores públicos.

 

Un niño vegano, ¿necesita suplementos?

 

 

Los necesitan los niños y los necesita cualquier persona que pueda presentar algún tipo de déficit en algún nutriente clave para el funcionamiento del organismo. ¿Qué persona no toma hierro porque padece anemia? O vitamina B12… o proteínas o calcio, por la mala asimilación en el cuerpo de dichos elementos.

Según el citado experto Julio Basulto, los únicos suplementos que un niño vegano debe tomar son los de vitamina B12 y hierro. La vitamina B12 (tema que tratamos en el vídeo del final de este apartado) es un nutriente que cuyos beneficios en productos vegetales son muy reducidos, pero que puede incluirse en la dieta vegana a través de suplementos o vegetales fortificados con esta vitamina. Pocos vegetales la contienen, y en poca cantidad. No obstante, la proporción diaria que es necesaria es pequeña para satisfacer dicha necesidad.

En cuanto al hierro, los especialistas inducen a la suplementación en niños veganos durante el primer año de vida, y no por necesidad, sino únicamente por precaución. Aunque todo sea dicho, esa suplementación durante el primer año de vida se recomienda a niños veganos, vegetarianos y omnívoros. Como bien decíamos, la anemia es un problema que nos engulle a todos. La incidencia de la anemia ferropémica en niños vegetarianos o veganos es, generalmente, bastante similar a la del resto de niños. La citada nutricionista Lucía Martínez va más allá al respecto: “Atribuir la deficiencia de hierro a una dieta vegetariana, cuando es una deficiencia prevalente en la población general, es cuanto menos demagógico”.

Además, también se han atribuido otras carencias a la alimentación vegana, todas ellas sustentadas desde el poco conocimiento o, simplemente, la mentira. Véanse el caso del zinc, el omega 3, la vitamina D o el ácido fólico, elementos cuya carencia es incluso mucho menos prevalente en personas veganas que en omnívoros.

Conclusión bien sencilla: la dieta vegana, bien dirigida y suplementada cuando sea necesario, satisface todas las necesidades de niños y adolescentes. El único ‘problema’, por llamarlo de algún modo, es conseguir que le gusten todas las frutas, verduras o legumbres que fundamentan las bases de este tipo de dieta.

 

 

 

Legislaciones consensuadas científicamente

 

Este apartado comienza siguiendo la línea que finalizaba el anterior apartado. También se habla de la carencia de proteínas en las dietas veganas, una teoría fundamentada en que la carne concentra una gran cantidad de esta sustancia. Algo mal fundamentado, ya que no por ello los vegetales van a dejar de acumularlas.

A partir de aquí, entramos en materia de organismos, de gobiernos y legislaciones. Un dato bien esclarecedor: la Sociedad Europea para la Gastroenterología, la Hepatología y la Nutrición Pediátricas (ESPGHAN) incide en uno de los principales problemas en las dietas de los bebés y niños europeos, el exceso de proteínas, de grasas y de calorías. Y todavía algunos siguen afirmando que una dieta sostenida sobre una base de cereales, frutas, verduras y legumbres puede suponer riesgos para la vida de un niño. La realidad es que la alimentación infantil tiene problemas más graves que esos.

Para influir sobre los verdaderos problemas de la alimentación de los más pequeños, la vertiente vegana no es precisamente la que más problemas presenta. Muchos grupos se escandalizan por pensar que los padres quieren alimentar de forma sana y saludable a sus hijos, pero no se sorprenden cuando ven a niños atiborrarse de galletas, dulces, grasas saturadas y bebidas carbonatadas día tras día.

España, nuestro país, en lo referente a salud pública, sanidad y seguridad alimentaria, parte de la base de que la actuación de los poderes públicos, incluido el legislativo en este caso, ha de estar en la dirección que el consenso científico señala. Castigar a los padres que inducen a sus hijos a la dieta vegana se trataría de un error descomunal, ya que se enjuiciaría a unos padres por el simple hecho de introducir a sus hijos en una dieta que es absolutamente compatible con la salud. Es castigar por algo que no es merecedor de ello. El problema es alimentar mal, algo que puede suceder en cualquier tipo de dieta.

 

Comentarios (1 comentario)
Lucía
Lucía Hace 1 año

Muy cierto y triste que gran parte de la población se alarme porque unos padres quieran alimentar a sus hijos de una forma sana y saludable pero luego ven como algo normal ver como otros niños llevan un consumo excesivo de dulce, grasas saturadas, etc. Así como señalan a la dieta vegana como causa de anemia, falta de vitaminas... Cuando estos son problemas comunes en toda la población. thumb_up 0

Ver comentarios anteriores
vegaffinity tienda vegana Tienda Online Vegana Vegaffinity Más de 1.500 productos disponibles online. Reparto en España en 24/48 horas. 5% Descuento en el primer pedido. ¡Pide ya!